Entradas

Ni una a derechas

Imagen
  Cuando parecía que la Liga 2023-24 iba a terminar al menos con cierta tranquilidad, con el Barça quizás segundo y todo un verano para tratar de dar salidas a determinados jugadores puestos en el disparadero y quién sabe si fichar a alguno de los que habían copado las portadas de los medios deportivos culés, la rueda de prensa que dio el técnico Xavi Hernández antes del partido contra el Almería lo ha vuelto a poder todo patas arriba.   En dicha conferencia, Xavi simplemente dijo lo que todos los aficionados tenemos claro desde hace meses o años, que el Barça de hoy en día, desgraciadamente, ya no puede fichar a los jugadores que realmente se necesitan, que se ha traído precipitadamente a otros (Vitor Roque) cuando aún no estaba previsto que vinieran y que, para nuestra envidia, la plantilla del eterno rival, el Real Madrid, es mejor que la nuestra y aún lo va a ser más con la casi segura llegada de Mbappé.   Estas palabras, que, como digo, la hinchada azulgrana podría haber suscrito

Últimos cartuchos

Imagen
  Ultimamente, escribir sobre el Barça es lo más parecido a escribir necrológicas, pseudo literatura, por cierto, que antaño era todo un arte.  Y es que, a pesar de que Xavi quiso tranquilizar a la culerada con el anuncio de su cambio de opinión con respecto a su marcha anunciada, veo muy pocos motivos para estar tranquilo.  La derrota con el Girona (otra vez por 4-2) nos ha desprovisto de la segunda plaza en Liga y tal vez nos impida jugar la próxima Supercopa.  Encima, al acabar el partido, el Mister nos regaló una rueda de prensa rocambolesca (otra más) en la que afirmó haber sido superior a los gerundenses (y también a los madridistas, no te lo pierdas) y, por si fuera poco, le echó la culpa de la debacle a la “inmadurez” de los jugadores más jóvenes.  Lo he dicho muchas veces, Xavi, como centrocampista, como creador de juego, me pareció el mejor de la Historia y, como persona, me cae muy bien también, pero esas bravuconadas que no puede respaldar con hechos me sientan como una p

Se queda

Imagen
  La semana del 15 al 21 de Abril de 2024 pasará a la historia como “La Semana Trágica” del Barça.  El martes caíamos derrotados ante el PSG de Luis Enrique, lo cual ponía punto y final a nuestro recorrido europeo, y el domingo decíamos adiós a La Liga tras perder con el eterno rival, el Real Madrid.  En cualquier club del mundo, muy probablemente, la junta directiva tomaría la decisión de cesar al entrenador al mando, o, en nuestro caso, de aceptar la dimisión en diferido de Xavi Hernández, prevista para el 30 de Junio.  Pero en el Barcelona las cosas no funcionan así.  Al día siguiente de la victoria madridista, empezaron a circular los rumores de que, al final y después de haberlo negado más de tres (y de trescientas veces), Xavi iba a seguir.  El martes se cruzaron, no obstante, varias informaciones con mayor o menor fundamento.  La junta directiva del club no estaba por la labor de la continuidad de Hernández y se revelaron contactos no sólo con Rafa Márquez, el técnico del filial

Estilizados

Imagen
  El prometedor partido que, por momentos, el Barça realizó ante el PSG en París (no olvidemos que los de Xavi, al inicio de la segunda parte, se desconectaron de tal manera que permitieron que los franceses marcaran dos goles en apenas cuatro minutos) quizá nos hizo ilusionarnos demasiado, y la abultada derrota en el encuentro de vuelta (1-4) nos ha devuelto a la (amarga) realidad: nuestro equipo apenas está en fase de construcción, una fase que ni Dios sabe cuánto va a durar ni quién será el “arquitecto” que la concluya.   Hasta el martes, un servidor era de los que había ido cambiando paulatinamente de opinión con respecto a la continuidad de Xavi, que parecía que, después de todo, sí había logrado sacar lo mejor de sus pupilos, pero la manera en la que se perdió y, por si fuera poco, el pésimo autocontrol del mister , expulsado por enésima vez por la vehemencia de sus protestas al árbitro, me han hecho dudar otra vez.   Por si fuera poco, hoy mismo es el Clásico contra el Real Madr

Una monada

Imagen
  El ex–portero del Atlético de Madrid Germán “El Mono” Burgos dijo en Movistar Plus+, en la previa del partido frente al PSG, que al joven jugador de origen marroquí del FC Barcelona Lamine Yamal le traía cuenta jugar bien al fútbol porque, si no, “su destino sería un semáforo”.  Parece que a algunos les ha extrañado esta declaración propia de un verdadero simio, pero ¿qué esperaban?  Al fin y al cabo, el apodo de este individuo no es “Aristóteles” o “Einstein”, ¿no?...

El adiós de Xavi

Imagen
  El pasado sábado, Xavi Hernández anunció que abandonará el Barça al término de la presente campaña.   No lo hizo en frío, sino tras la sorprendente derrota ante el Villarreal.   Sorprendente no porque perder no entre dentro de la lógica de cualquier deporte, sino porque se perdió jugando mal y luego bien y luego nuevamente mal, que es lo que está haciendo el equipo durante los últimos meses.   Este Barça de Xavi, que la temporada pasada ganó con solvencia la Liga y la Supercopa, nos ilusionó a todos durante el verano con algunos fichajes de relumbrón, sólo para empezar la competición con una desconocida fragilidad defensiva, encajando uno tras otro un sinfín de goles que hace un año hubiera sido imposible encajar, además de una inesperada incapacidad goleadora que ninguno nos esperábamos.   Si no marcas goles pero te los marcan con facilidad, si no controlas los partidos desde el principio y no sabes cerrarlos cuando vas ganando, es lógico pensar que las cosas te van a ir muy, pero q

Demasiadas excusas

Imagen
De verdad que entiendo a Mourinho.   Entiendo sus razones, pero no justifico sus planteamientos.   Soy el primero a quien le gustaría no haber tenido que ganar así, jugando, como de costumbre, contra 10, y lograr una victoria algo deslucida por la polémica;   tampoco me gustó el haber ganado así en Stamford Bridge, aunque, claro está, también lo celebré.   El Barça se caracteriza por plasmar sobre el campo un juego brillante, veloz y audaz, y tener que agradecerle a un árbitro una ayudita no solicitada me entristece como al que más.   Pero nada de lo dicho cambia el hecho de que el Madrid de Mou salió, en su templo sacrosanto, a defender un empate a cero, únicamente con el objetivo de no dejar jugar al Barcelona.   De verdad que hubiera deseado que los 90 minutos hubiesen acabado jugando 11 contra 11, o al menos que los dos golazos de Messi se hubiesen producido antes y no después de la expulsión de Pepe.   Pero las cosas son como son.   También deploro la tangana que se formó en el tú